Jalpatagua


El nombre del municipio de Jalpatagua se deriva de Jal= aspiración, Atl= agua; Patlaguac = ancho, río Ancho; este municipio se fundó el 30 de enero de 1,886, tiene una extensión territorial de 204 kms. cuadrados, su religión predominante es la Católica, su fiesta patronal se celebra del 18 al 22 de diciembre en Honor a Santo Tomás Apóstol, su clima predominante es el cálido, se encuentra a 900 pies.

Colinda al norte con el municipio de San José Acatempa y Quesada, al este con Jutiapa, Comapa y la República de El Salvador; al sur con El Salvador, Conguaco y Moyuta; al oeste con Oratorio, Santa Rosa  y Moyuta.



Se encuentra  a 37 kilómetros de distancia de la cabecera departamental y a 102 kms. de la ciudad capital y a 20 kms. de la Aduana de Valle Nuevo, Frontera con El Salvador. Por Acuerdo Gubernativo del 8 de mayo de 1,852 se dispuso que el pueblo de Jalpatagua fuera ascendido a la categoría de municipio, siempre perteneciendo a Jutiapa.

El Acuerdo del 16 de julio de 1,936 suprimió el municipio de Azulco y lo anexó como aldea a Jalpatagua. Su patrimonio principal es la agricultura y la ganadería. El fríjol que se produce en Jalpatagua tiene fama, se trata de fríjol negro de calidad. El municipio de Jalpatagua esta integrado por 13 aldeas y 17 caseríos.

En cuanto a Hidrografía: la mayor parte del territorio de Jalpatagua, es bañado por el Río Pululá, cuenta demás con quebradas y nacimientos de agua, como la quebrada de “Los Micones”, La Toma, El Gavilán, El Téname, El Salitre, El Gallo, La Montaña, El Salto y Monte Grande; entre sus montañas encontramos los cerros: el de La Campana en la aldea El Cuje, la montaña municipal en la aldea El Jicaral, Los Cerritos y el Caspirol en la aldea Monzón, el Quebrachal y el Marional en la aldea El Sitio.



Entre sus lugares turísticos encontramos el Río Pululá, a 12 kms. de la cabecera municipal se encuentra el balneario de “La Cueva de Andá Mirá”, situado en la aldea El Coco, es algo curioso por que sus aguas son azufradas y el agua nace en la montaña, las piscinas fueron construidas durante la administración de Miguel Idígoras Fuentes, otro de sus centros turísticos es el denominado “Los Ausoles”, nacimiento de agua hirviendo, el cual esta situado en Azulco, en la aldea El Coco  esta situado el Turicentro “Kayarí”.

Las primeras familias que habitaron este municipio fueron: Cámbara, Mayén, Nájarro, Enríquez, Quiñónez, Rivera, Sandoival, Recinos, Farfán, Barco, Monzón, Ramos, Yaquían,  Pimentel, Arriaza, Gálvez y Santana. Entre las leyendas más conocidas en este municipio se encuentran:  El Caballo Blanco, El Sisimite, El Cadejo, La Siguamonta, leyenda de San Antonio de Padúa, leyenda del Palo Parado; entre las curiosidades más sobresalientes de este bello municipio encontramos que en la Aldea de Azulco se encuentra un cerro en forma de casa conocido con el nombre de “Casa de Piedra”; en el río de Tierra Blanca se escuchan ruidos extraños que se pierden en el espacio tales como de animales que caminan alrededor de piedras que caen al fondo de una poza sin ver de donde ni  de que lugar provienen, la piedra de la huella del casco de una vaca en la  aldea de Loma Larga. Al oriente de la comunidad de Valle Nuevo se encuentran unas cuevas formadas por montones de piedras dentro de las cuales se encontraron restos de tinajas de gran tamaño.

 A 3.00 kilómetros de la cabecera municipal en la Aldea de Sapuyuca se encuentra un edificio en ruinas que según los pobladores fue construido por una familia Alemana con el objeto de procesar la caña de azúcar, el maíz y tinta. Estas ruinas son de gran atractivo turístico e histórico, se cree que fue construido con ladrillo y jugo de caña de azúcar. En uno de los extremos se observa una torre en forma de chimenea.

En este municipio también se celebra la feria en Honor al Señor de Esquipulas el 15 de enero de cada año.  La cueva de Andá Mirá que en la actualidad atrae a gran cantidad de turistas nacionales y extranjeros; contaban los ancianos del lugar que cuando se comenzó a conocer esta gruta de gran novedad, pues curiosamente debajo de un pequeño cerro brotaba una abundante cantidad de agua azufrada que ayudaba al crecimiento del río Pululá.

Uno de los campesinos la descubrió y bastante asombrado se lo contó al primero que encontró diciéndole: Fíjate que debajo de aquel cerro hay una cueva y de allí sale una corriente de agua. Este quizá hasta pronunciaba el refrán de Santo Tomás, Patrón del Pueblo, que dice: “Hasta no ver no creer”. No le creía y para convencerlo, en nuestro modismo le dijo: “Andá Mirá”, y es allí donde tiene su origen el nombre de la “La Cueva de  Andá Mirá”. Verdad ó leyenda: se contaba que a la puerta de la Cueva se asomaba una bella dama portando un colorido ramo de flores como invitando a los primeros visitantes a que la conocieran.

La cabecera municipal posee un caserío: La puerta.

Aldea Monzón, con el caserío Sapuyuca.
Aldeas: El Zapote y San Jerónimo.
Aldea El Jicaral, con el caserío: La Esperanza.
Aldea Las Moritas, con el caserío El Cuje.
Aldea Azulco, con los caseríos: La Unión y el Marío.
Aldea Aceituno, con el caserío: Laguna Recinos.
Aldea San Francisco Los Hoyos, con los caseríos: El Retozadero y Tierra Blanca.
Aldea Valle Nuevo, con sus caseríos: El Rosario, El Coco, Montecristo, El Tablón,                           
El Salitre, El Jobo y El Platanar.            
Aldeas: El Llano, San Ixtán y El Pajonal.
Aldea El Sitio, con el caserío: El Amate.

Descargar: CLAUSULAS HISTÓRICAS DEL ÁREA RURAL; ETIMOLOGÍA; HISTORIA DE LOS PRIMEROS HABITANTES; EL VALLE HA SIDO GANADERO; ASPECTOS  SOCIECONÓMICOS; EDUCACIÓN; COMUNIDADES IMPORTANTES DEL VALLE; ALCALDES EN LA HISTORIA.

 

Design by emaginacion